La rebelión contra el turismo

El planteo de muchos destinos turísticos es: ¿Cómo se puede aprovechar el crecimiento del turismo y no ser tomado por el turismo de masas? Indignados por el comportamiento grosero e irrespetuoso de los turistas, y responder a las quejas de sus los residentes, los funcionarios locales de todo el mundo han comenzado a tomar medidas enérgicas contra el turismo y la industria del turismo, incluso frente a la oposición de sus gobiernos nacionales, que desean los ingresos que generan los turistas.
Como ejemplo de estas políticas de resguardo, las “zonas de silencio” son emblemáticas de la filosofía danesa hacia los turistas: deben mezclarse con la forma danesa de la vida, no a la inversa. Los daneses han prohibido a los extranjeros la compra de casas de vacaciones en sus costas; ideado su famoso sistema de bicicletas para incluir los turistas; y estrictamente limitado bares y restaurantes se apoderen de Copenhague.
Otro destino que está tratando de aplicar medidas es Barcelona, quien es visitada por gran cantidad de turistas, lo cual genera una proliferación de taxis y ómnibus de turismo, además de que los negocios de souvenir y bares han desplazado las farmacias y fruterías en los barrios. Hace poco se anunció la prohibición de un año para nuevos alojamientos turísticos. En agosto pasado, cientos de residentes estallaron en protesta después de las imágenes de tres turistas italianos deambulando desnudos en el barrio de La Barceloneta.
En Asia, la alarma se ha centrado en los turistas chinos. China comenzó a aflojar las restricciones de viaje severas hace apenas unos 25 años, y se dio un rápido crecimiento de turistas de clase media en todo el sudeste asiático. En Tailandia un turista chino fue capturado recientemente por grabar un video en el que hacía sonar y pateaba las campanas sagradas de un templo budista como si estuviera en un juego de “arcade”.
Además, ha habido informes de turistas chinos que cubrían las playas e incluso defecando en público. El gobierno chino respondió con la promesa de crear una lista de negra de turistas con mala conducta para prohibirles viajar al extranjero por un máximo de dos años. Asimismo, en Camboya, la mitad de una docena de extranjeros, entre ellos tres franceses y dos hermanas estadounidenses, fueron deportados en febrero por posar desnudos en los templos de Angkor.
Una década después del huracán Katrina que devastó a Nueva Orleans, las autoridades municipales consideran al turismo como el mejor camino para un renacimiento. Pero los propietarios de viviendas en el Barrio Francés se quejan de que la ciudad no hace cumplir adecuadamente las regulaciones de zonificación y de ruido, invitando a la gente a estar de fiesta en sus calles.
Actualmente, el turismo representa una de cada 11 puestos de trabajo en todo el mundo.
En 2012 la industria turística mundial contó un récord de mil millones de viajes al extranjero, y muchos más turistas viajan dentro de sus países de origen.
Una de las razones que en turismo es difícil de regular son sus asociaciones positivas, no sólo con el pasatiempo y el ocio, sino también con el prestigio cultural. La gente está orgullosa de las vistas, lugares de interés y monumentos por los cuales sus tierras son los más conocidos. Así que los esfuerzos para regular el turismo no son siempre populares.
Francia es una excepción, que es notable teniendo en cuenta que también es el país más visitado en el mundo. En la década de 1950, con la ayuda estadounidense desde el Plan Marshall, el gobierno francés utiliza el turismo para ayudar a reconstruir el país. Ellos descubrieron que el turismo, cuando se hace correctamente, podría financiar la protección y el fomento de la cultura de Francia, el paisaje y forma de vida. En términos prácticos, esto significa que el turismo es promovido y subvencionado, pero además regulado, en todos los niveles de gobierno y en todos los asuntos de la política.
El turismo es considerado, por ejemplo, en los planes para conservar y proteger el campo, los viñedos, bosques, pequeños pueblos y pequeñas granjas, la costa, las rutas en bicicleta y las pistas de esquí. Funcionarios franceses debaten si Burdeaux necesita otro hotel de cinco estrellas, si la estación de esquí en los alpes franceses necesita otro ascensor o si Provence necesita más casas de vacaciones. Las reglas se aplican con imparcialidad. Los favores especiales y corrupción que desfiguran el turismo en otros países son en su mayoría ausentes en Francia.

Patrimonio y turismo se retroalimentan. Francia inventó el primer Ministerio de Cultura y luego diseminó festivales alrededor del país para enviar a los visitantes lejos de París: música en Aix-en-Provence, el cine y la publicidad en Cannes; fotografía en Perpiñán y danza en Montpelier.
La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas estima que en 2030, el turismo mundial llegará a 1,8 mil millones de viajes al año. Ahora es tan grande que es inevitable que participe de las conversaciones sobre el cambio climático, la contaminación y la migración. Sin la atención seria de un gobierno, muchos lugares queridos estarán en riesgo de ser restringidos y dañados.

Fuente: The New York Times

0

SHARE THIS