Todo por una foto: turistas conflictivos son la nueva problemática en los destinos

El interés por conseguir auto-fotos (selfies) que llamen la atención en las redes sociales hace que los viajeros tengan cada vez conductas más sorprendentes como dañar un lugar histórico y hasta poner en peligro su propia vida.

La foto sonriente junto al paisaje parece que ya no es suficiente, y la competencia por impresionar en las redes sociales está creando un nuevo fenómeno: un boom de turistas que violan normas e incluso ocasionan daños en monumentos históricos con el fin de retratarse, y claro, subir la imagen a la web y así generar mayor audiencia. La moda se expande en todos los destinos turísticos del mundo y pone en alerta a las autoridades, que evalúan medidas severas para sancionar a los turistas “graciosos”.
Ya en el 2013 en  nuestro blog, comentabamos sobre esta tendencia que se estaba desarrollando donde en pos de hacer algo ya sea de forma jocosa o por el mero motivo de trasgredir las normas, se faltaba el respeto a la cultura o se dañaba el monumento histórico.
En 2014, la moda de posar desnudos en Machu Picchu causó cierto revuelo. Hace poco, fue furor en las redes sociales el video de un turista que molestó a un guardia de la Reina en el castillo de Windsor, cerca de Londres. Cuando el joven llega a tocar al soldado, éste le apuntó con su rifle y gritó: “¡Aléjese del guardia de la reina!”.

Según relata un artículo publicado por The New York Times, en marzo, dos mujeres de California fueron arrestadas en Roma bajo cargos de vandalismo tras grabar sus iniciales en una pared del Coliseo y tomar una foto. En mayo, dos turistas en Cremona, Italia, que se habían subido a una escultura de mármol de Hércules del siglo XVIII para retratarse, causaron la rotura de una corona de la obra de arte. Por otro lado, funcionarios malasios recientemente encarcelaron a cuatro turistas de Canadá, Países Bajos y Gran Bretaña durante tres días bajo cargos de indecencia pública luego de que tomaron fotografías de sí mismos, desnudos, en el Monte Kinabalu, en Borneo.

Así, los viajeros protagonizan una tendencia que los expertos describen como una epidemia de narcisismo e imprudencia.

Además, esta situación causa alerta porque algunos actos llegan a ser autodestructivos, como los famosos “balconazos”, en el que turistas ebrios saltan de balcón o balcón o se tiran de uno a la pileta del hotel, por ejemplo. También toman otros riesgos para tomar una simple “selfie”, lo que ya ha provocado muertes.

Ahora, los gobiernos de distintos países empezaron a tomar medidas para evitar estos comportamientos. De acuerdo al New York Times, el gobierno chino tomó el inusual paso este año de crear una lista negra para bloquear las visas de viaje para algunos de sus ciudadanos más conflictivos, entre ellos una pasajera que arrojó agua caliente a una azafata en una disputa sobre los asientos.

0

SHARE THIS